martes, 7 de mayo de 2013

Los métodos de tortura de la Inquisición

La Edad Media supuso el zenit de los métodos de tortura, exprimiendo el ingenio para inventar los más originales y efectivos medios de tortura. La Santa Inquisición tiene la falsa famas de haber sido los mayores torturadores de la Historia, si bien, si que han sido muy mortíferos y sanguinarios.
La tortura, desde que el mundo es mundo, existe y por desgracia sigue existiendo.



El uso de los medios de tortura se ha ido aboliendoprogresivamente durante los siglos XVIII y XIX, siendo condenado por la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, aunque por desgracia todavía se practica en muchos países

En 1184, fue fundada la Inquisición Medieval en Languedoc, región del sur de Francia, para combatir la herejía de los cátaros o albigenses.
En 1231, se constituyó con los estatutos Excommunicamus del Papa Gregorio IX.

El cargo de Inquisidor fue confiado exclusivamente a los monjes franciscanos y a los dominicos. Inicialmente esta institución se implantó únicamente en Aragón y Alemania pero más tarde se extendió al resto de Europa.



En 1478, los Reyes Católicos fundaron el Tribunal de la Santa Inquisición, mediante el cual se perseguía la herejía y la brujería. Con el tiempo se fue ampliando el rango de actuación incluyendo la homosexualidad y los protestantes de otras naciones.


El primer Inquisidor en España fue Fray Tomás de Torquemada.

Se calcula que durante la Inquisición Española los muertos oscilaron entre 1500 y 2000.


La Inquisición Española se abolió El 15 de julio de 1834 mediante un decreto que firmó María Cristina de Borbón.


LA HOGUERA

El método mas conocido de la Inquisición, con el que se ajusticaron sobre todo a brujas. La supuesta bruja era atada a un poste de madera, con más madera para su posterior encendido, quemando así a la persona en vida ante los ojos de la multitud.

LA RUEDA


El condenado, desnudo, era estirado boca arriba en el suelo o en el patíbulo con los miembros extendidos al máximo y atados a estacas o anillas de hierro. Bajo las muñecas, codos, rodillas y caderas se colocaban trozos de madera. El verdugo asestaba golpes violentos a la rueda, machacaba todos los huesos y articulaciones, intentando no dar golpes fatales.

Después dependiendo del tipo de rueda el procedimiento variaba.

Podía ponerse al condenado entre los radios de la gran rueda horizontal la cual después se alzaba. Los cuervos y otros animales arrancaban tiras de carne y vaciaban las cuencas de los ojos de la víctima, hasta que a ésta le llegaba la muerte.

Otro método era que, el condenado era colocado en una rueda de carro, de manera que los  tobillos tocaran la cabeza, para lo cual las piernas debían dislocarse hacia arriba, poniéndose los brazos de manera que recorrieran todo el perímetro de la circunferencia. 

Después, se enganchaba la rueda en un eje que a su vez se clavaba en el suelo, quedando la rueda elevada y en posición horizontal, con el condenado sobre ella.


LA CIGÜEÑA

Famoso artilugio que consistía en someter al individuo a este aparato hecho de hierro que sujetaba al condenado por cuello, manos y tobillo, y lo sometía a una posición incomodísima que provocaba calambres en los músculos rectales y abdominales; y a las pocas horas de todo el cuerpo.




LA DONCELLA DE HIERRO

Esta de ataúd con multitud de pinchos en su interior, dirigidos a puntos concretos del cuerpo, que se iban clavando lentamente sobre la víctima a medida que se cerraba la puerta. Los clavos eran desmontables, con lo que se podían cambiar de lugar, con el fin de poseer un amplio abanico de posibles mutilaciones y heridas que daban lugar a una muerte más o menos lenta.




Elisabeth Bathory, también conocida como “La condesa sanguinaria”, utilizaba este instrumento con sus víctimas para desangrarlas y, posteriormente, bañarse en su sangre.

LA TORTUGA

Se trataba de comprimir o triturar bajo una madera con peso encima al reo.


EL GARROTE VIL

Método por el cual un punzón de hierro penetraba y rompía las vértebras cervicales al mismo tiempo que empujaba todo el cuello hacia delante aplastando la tráquea contra el collar fijo, matando así por asfixia o por lenta destrucción de la médula espinal.
Fue usado hasta principios del siglo XX en Cataluña y en algunos países latinoamericanos.



EL POTRO DE TORTURA

Te tumbaban y ataban las muñecas al cabecero, los pies se ataban a su vez fijados a un rodamiento por medio de un mecanismo que iba enrollando la cuerda de tus pies, generándose así una tensión que hacía que el cuerpo se estirase al máximo.
Las articulaciones no podían dar más de si y acababan desencajándose hombros y caderas.



LA GUILLOTINA

Este es un instrumento sumamente conocido en el que se colocaba la cabeza de la víctima y se dejaba caer una afilada y letal cuchilla que lo decapitaba.


EL CEPO

Instrumento usado para castigo corporal. Torturaban a las víctimas sentándolas en esa posición por largos días o de manteniéndola de pie, según el tipo de cepo. Muchas veces usaban instrumentos calientes para quemar sus extremidades o les azotaban con látigos.


LA SIERRA

El condenado era puesto en una posición invertida, evitando también la muerte por desangramiento y asegurando que la víctima no perdía el conocimiento.
Generalmente no se perdía el conocimiento hasta que la sierra no llegaba al ombligo o incluso al pecho. Era una tortura muy utilizada por la inquisición sobre todo para ajusticiar a homosexuales. También en España fue un método de ejecución militar hasta el siglo XVIII.


LA TURCA

Este método de tortura fue ideado para arrancar las uñas. En algunas ocasiones se sustituían las uñas por clavos.




LA HORQUILLA DEL HEREJE

Se colocaba un aro de metal en el cuello del supuesto hereje con una barra cuyo extremo terminaba en cuatro pinchos. Al apretarse el colgante los pinchos se clavaban fuertemente en la barbilla impidiendo así poder articular palabra alguna.
Solía utilizarse la noche antes de la ejecución del individuo para aumentar su agonía.



EL POTRO ESCALERA

Se ataba al reo estirándolo lo más posible sobre una especie de escalera, a continuación se le quemaba con una antorcha el costado y las axilas. Generalmente se morían a causa de la infección de las quemaduras.



EL DESGARRADOR DE SENOS

Las cuatro puntas desgarraban hasta convertir en masas informes los senos de incontables mujeres condenadas por herejía, blasfemia, adulterio, aborto provocado y otros delitos.


EL PÉNDULO

Las muñecas de la víctima eran atadas por detrás de la espalda, se añadía una cuerda a esta ligadura izando al acusado.
Inmediatamente los húmeros se desarticulaban y poco a poco también las demás vértebras.


EL TORO DE FALARIS

Se introducía al individuo en su interior y posteriormente se encendía fuego bajo la barriga del toro. Los gritos de la víctima salían por la boca del toro y parecía que mugía.


EL APLASTACABEZAS

Instrumento de tortura aplicado en la edad media destinado a reventar los huesos del cráneo. La barbilla de la víctima se colocaba en la barra inferior y el casquete era empujado hacia abajo por el tornillo. De esta forma primero se destrozan los alvéolos dentarios, después las mandíbulas y, por último, el cerebro se escurría por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del cráneo. 


LA CUNA DE JUDAS

Método de tortura usado generalmente para confesiones. El prisionero es levantado y, una vez era elevado, se le soltaba de golpe para que cayese sobre la pirámide de madera, con punta de acero, provocando heridas en los testículos, la cavidad anal o vaginal. 



TABURETE SUMERGIBLE

Utilizado principalmente en mujeres acusadas de brujería. La silla era sumergida bajo el agua quedando la persona inmovilizada bajo el agua sin poder respirar, el inquisidor decidía cuanto tiempo debía permanecer el torturado o torturada sumergido. El proceso solía repetirse hasta que el torturado moría ahogado o confesaba, caso en el cual se ejecutaba al acusado ahorcándole o en la hoguera más tarde.



DESMEMBRABRADO POR CABALLOS

Se ataba una cuerda a cada extremidad del prisionero y a su vez el otro extremo de la cuerda a un caballo. En un momento determinado se fustigaba a los cuatro caballos para que tiraran con fuerza de la cuerda arrancando literalmente las extremidades del torturado.



LA GOTA CHINA

Era un método de tortura psicológica que consistía en inmovilizar a un reo en forma horizontal boca arriba dejándole caer cada 5 segundos sobre su frente una gota de agua fría. Tras varias horas le provocaban daño físico en la piel, aunque la verdadera tortura para la víctima era la locura que le provocaba no poder dormir ni beber, al poco tiempo moría de un paro cardíaco.



EL CINTURÓN DE SAN ERASMO

Consiste en un collar, cinturón o brazalete provisto de pinchos en la cara interior y que se le pone al reo. Con cada pequeño movimiento (incluso la respiración) el collar araña y hiere la carne. El proceso de tortura es progresivo: en primer lugar, un dolor lacerante. Posteriormente se produce la infección, tras la cual se llega a la putrefacción y tras esta, una gangrena que puede causar la muerte.


LA ZARPA DEL GATO

El torturado era colgado desnudo y con un instrumento dotado de garfios en la punta y era “rascado”.
Las afiladas uñas de esta zarpa de gato desgarraban la piel y arrancaban tiras de carne, a menudo los garfios penetraban tan hondo que dejaban el hueso a descubierto e incluso podían “rascarlo”. El torturado solía morir desangrado o quedaba inconsciente debido al dolor.


LA CRUCIFIXIÓN

Es un método antiguo de ejecución donde el condenado es atado o clavado en una cruz de madera o en otra superficie vertical y dejado allí hasta su muerte.



EL CINTURÓN DE CASTIDAD

Es un cinturón o braga de hierro que se cierra con llave. No puede ser usado más que durante unas horas, máximo un par de días, de otro modo la mujer que lo llevase moriría víctima de infecciones, abrasiones y laceraciones provocadas por el contacto con el metal.
Este cinturón era utilizado por las mujeres como defensa contra la violación, en época de acuartelamiento de soldados, durante viajes y en estancias nocturnas en posadas.


LA PERA

Estos instrumentos se usaban en formatos orales y rectales. Se colocaban en la boca, recto o vagina de la víctima, y allí se desplegaban por medio de un tornillo hasta su máxima apertura. El interior de la cavidad quedaba dañado irremediablemente.
La pera oral normalmente se aplicaba a los predicadores heréticos, pero también a seglares reos de tendencia antiortodoxas. La pera vaginal, en cambio, estaba destinada a las mujeres culpables de tener relaciones con Satanás o con uno de sus familiares, y la rectal a los homosexuales.



EL EMPALAMIENTO

Es un método de tortura y ejecución donde la víctima es atravesada por una estaca. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto, la vagina o por la boca. La estaca se solía clavar en el suelo dejando a la víctima colgada para que muriera.
En algunos tipos de empalamiento, la estaca no se afilaba y se insertaba evitando la muerte inmediata de manera que funcionara como tapón para que la víctima no se desangrara y así prolongar la agonía que podía llegar a durar hasta tres días.


EL APLASTAPULGARES

Es una de las torturas más antiguas y simples, aunque terriblemente efectiva. La tortura en sí consistía en el aplastamiento de uñas, falanges y nudillos de forma lenta y progresiva, extendiendo el dolor durante días sin provocar daño mortal a la víctima.


LA FLAUTA DEL ALBOROTADOR

Posiblemente fabricada a base de madera, bronce o hierro, la flauta del alborotador era un instrumento de castigo por faltas menores, y solía ser usado delante la opinión pública. El collar se cerraba por detrás el cuello, y los dedos eran colocados entre la barras de hierro, que eran apretadas por el verdugo a voluntad, llegando a todo tipo de heridas en los dedos, hasta el aplastamiento de carne, huesos y articulaciones.


LA SILLA

La víctima debía sentarse totalmente desnuda sobre la silla.
Si el inquisidor lo creía conveniente podía mandar al verdugo golpear al preso, lo que provocaba que los pinchos entrasen con más profundidad en la piel o incluso si el asiento era de hierro mandarlo calentar para que los pinchos al rojo vivo entrasen mejor en la piel.


LA HORCA

Método de ejecución muy conocido mediante el cuál se colgaba al condenado públicamente por el cuello asfixiándolo hasta su muerte.

5 comentarios:

  1. y Todas estas practicas se realizaban en nombre de la "santa" iglesia catolica.

    ResponderEliminar
  2. JAJA QUE IGNORANCIA. ES UN COPIPAST DE GOOGLE. NO TENES NI IDEA FLACO

    ResponderEliminar
  3. Caballero. Aporte fuentes.

    Los cinturones de castidad se inventaron en el siglo XIX (Inglaterra victoriana) esto es una recopilacion de técnicas de tortura....pero la inquisicion española no era tan bestia ni de lejos. De hecho, no hicieron ni una parte de burradas de las que hicieron los alemanes, pero la mala fama es lo que tiene. De hecho los procesos inquisitoriales son testimonios escritos que se emplean muchisimo para conocer la historia, la inquisición estaba en todo y hacía falta en muchas cosas. Leamos libros...

    ResponderEliminar
  4. Jesús, María y Jose...es lo único que puedo decir...

    ResponderEliminar
  5. QUE BASURA DE POST. Hay que estudiar e investigar un poquito más para publicar con un mínimo rigor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...